Lifelong Learners en Sevilla

Muchas personas me preguntan por qué Hablaworld se define a sí mismo como learning center. En este post que estrena nuestro blog quiero explicar el por qué.

Un learning center es más que una academia en el sentido tradicional. Es una realidad dinámica, cambiante, conectada con la realidad, las empresas, la economía y los aspectos cambiantes de la ciudad de Sevilla. Un learning center es el templo del Lifelong Learning.

¿Has escuchado alguna vez hablar de la expresión Lifelong Learning – aprendizaje a lo largo de toda la vida? Te comento a grandes rasgos en qué consiste esta filosofía de vida, estoy segura que te inspirará como lo hizo conmigo.

Mi abuelo Ezio, en la Italia después de la segunda guerra mundial, vivía en un pueblo muy pequeño, en la provincia de Bolonia. Su padre vendía fruta y el tenía que seguir con el negocio familiar, no había otra opción. Pero mi abuelo tuvo la suerte de ir al colegio y aprender a escribir y a contar. Fue capaz de hacer crecer su tienda y con el paso de los años montó dos más y se mudó a la ciudad. Allí, su hijo (mi tío Roberto), aprendió el mismo oficio, pero gracias a la experiencia y la educación más moderna de los años 60, abrió uno de los primeros grandes supermercados de Bolonia y se convirtió en uno de los empresarios más importantes de la zona.

¿Cuál fue la clave del éxito de los dos? El acceso a la educación, la posibilidad de conocer y manejar información nueva, capacidad de analisis y, por supuesto, un entorno economico y social favorable. Pero….¿eran mi abuelo y mi tío Lifelong learners? No. Eran dos personas inquietas, curiosas, que supieron aprovechar al máximo sus circunstancias. Pero la diferencia fundamental entre la generación de mi abuelo y mi tío y la nuestra está en TIEMPO dedicado a la formación personal de cada uno de nosotros.

Mi abuelo y mi tío estudiaron algunos años. Su formación teoríca se limitó en el tiempo porque era lo normal en la época. Ni mi tío ni mi abuelo tuvieron la posibilidad y tampoco la motivación de volver a estudiar, volver a formarse, volver a cuestionar sus conocimientos. Todo lo nuevo que aprendieron en su trabajo fue a través de la práctica o a través de encuentros afortunados con otras personas, pero nunca se les pasó por la cabeza la idea de volver a estudiar. Ni la economía ni la sociedad se lo exigían, y su realidad era muy local. No había móviles ni internet, todo parecía bastante más sencillo. Pero también más limitado.

Continuar leyendo «Lifelong Learners en Sevilla»